Jacob Black Fan Club Español

Un foro para los fans españoles del famoso personaje creado por Stephenie Meyer
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD

Ir abajo 
AutorMensaje
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:00 pm

Bueno, aqui va mi libro, que aun no tiene título por que no sé como llamarlo, y Jonah me ha dado la idea de subirlo poco a poco por comentarios y eso xD A si que lo leeis y me decis que tal, el principio se parece mucho a Crepusculo T_T y no me gusta, pero luego cambia totalmente Smile


Un Apenas tenía los dieciséis años cuando mis padres se separaron.
Tardaron varios años en tomar la decisión de hacerlo, bueno, tardó, ya que mi padre no estaba muy de acuerdo en esa decisión, aún le quedaban esperanzas de poder arreglar lo suyo con mi madre.
Para ser realistas, todos esos años en los que tardaron en tomar esa decisión, no había más que gritos en mi casa. Yo, cada día pasaba menos tiempo en ella y cuando lo hacía, como si no estuviera. Me mantenía sumergida en mi mundo escuchando mi música, leyendo y sobre todo escribiendo.
Al divorciarse mis padres, mi padre decidió abandonar éste pueblo, y yo, con él. La verdad es que Azuqueca nunca me gustó, no era lo suficiente grande como para disfrutar de las ventajas de una ciudad, ni lo suficiente pequeño como para disfrutar de las ventajas de un pueblo. Había demasiada gente, nada de aire puro, al revés, vivíamos al lado de unas cuantas fabricas que tapaban el cielo y lo ennegrecían con la ebullición, por eso, casi nunca se veía el sol, y siempre llovía, y aunque me encanta que llueva, siempre salía con miedo a la calle porque cualquier día caería lluvia acida. Lo único que me gustaba de Azuqueca era que cada quince días venían Vane de Madrid, que era como una hermana para mí. Alguna vez podía ir yo a Madrid, ya que a mí las ciudades grandes me encantan.
Como todo padre al separarse, te hacen la pregunta de con quién quieres irte, y decidí irme con mi padre, aparte de por qué no me gustaba el pueblo, siempre me llevé mejor con mi padre, a mi madre la quería, pero con ella era más difícil convivir, las dos nos parecíamos demasiado, teníamos demasiado carácter y éramos incapaces de vivir juntas. Lo que más me dolió de abandonar aquello, no solo fue dejar a mi madre "sola", sino abandonar a mi hermana pequeña de aquella manera, fue como si me arrancasen el corazón y lo tirasen a un acantilado y quedase aplastado en mitad del suelo lleno de rocas puntiagudas.
El día que avance hacia el aeropuerto era capaz de sentir el dolor que sentía mi hermana, no podría creer que la abandonara así, a ella, la persona que más quiero, pero ella no podía comprender el por qué de mi marcha, al igual que mi padre y mi madre, pensando que aquello me encantaba.
Pero como era de saber, ni si quiera sabían cuál era mi color favorito, como para saber lo que opino sobre la vida que llevo en un lugar.
Aunque mis motivos eran sencillos, nadie lograba comprenderlos, ya que ninguno los sabía. A parte de que la ciudad, o pueblo, o lo que fuese aquello, me disgustaba cada día más, carecía de amigos en aquella zona, apenas tenía dos o tres, y el resto era a distancia. Aunque no he de negar que los quería a todos por igual. Ellos siempre me ayudaron a seguir, destaco entre ellas a Jennifer, o a mi amigo de la infancia Oscar, con el que me separe a los diez años, creo recordar, con el cual perdí el contacto durante un tiempo, y hace dentro de poco un año que pertenece a una gran parte de mi pequeño corazón, al igual que Jennifer, que a diferencia de Oscar, las veía cada día, y con ellas me sentía a gusto porque eran las únicas que me comprendían en aquel sombrío pueblo. Pero aún así, nada era suficiente para hacerme cambiar de opinión, y una de las razones fue la reciente ruptura con un chico-cual no pienso mencionar el nombre- que me rompió el corazón en mil pedazos, al igual que mis esquemas y mis sueños.
He de admitir, que durante esos tres años de relación, todo me parecía malo comparado con estar a su lado, pero me daba igual, él era lo más importante para mí y yo era feliz. Hasta que un día, se cansó y decidió romper mi frágil corazón, y cada día que pasaba en éste lugar los esparcía más y más, y para mí era insoportable saber que le tenía cerca y que no era capaz de tenerle.


A sí que esa fue una de las razones básicas de mi partida a no sé donde con mi padre.







Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:02 pm


Mi padre decidió darme una sorpresa para llevarme al lugar donde viviríamos.
Me llevó hasta el aeropuerto, acompañado de mi madre y mi hermana.
Me acerqué a mi hermana pequeña, solté las maletas y me la quedé mirando.

-Te echaré de menos, Cristina.-
-Y yo a ti, enana.- La contesté con media sonrisa.
-Volveré a verte ¿verdad que sí?-
-Claro, vendré a verte siempre que pueda y que tú quieras- Contesté
-Yo siempre quiero verte- Me miró con los ojos rojos y llorosos.
-Por favor, no llores…- supliqué.
….
-Mamá dice que no vas a volver y si lo haces dice que será cuando seas mayor…- Agachó la cabeza, con las lágrimas ya en las mejillas.
Una ráfaga de rabia entró por mis fosas nasales según aspiraba el aire y la veía llorar.
No voy a negar que tenía ganas de montarle una escenita, preguntándole que era lo que le metía a mi hermana en la cabeza, pero creí que no era el mejor momento, a si que la sequé las lágrimas y la abracé.
-Laura, te juró que volveré.-
Levantó la cabeza, y me sonrió-.

-Te quiero mucho…
-Y yo a ti.


Me separé de mi hermana, y aún enfadada con mi madre, me acerqué a ella.
-Por favor, pórtate bien con tu padre, sé responsable, no hagas locuras…
-Mamá.- La corté – Para, no soy ninguna cría de diez años, sabes de sobra que no haré nada que pueda asustaros o disgustaros.- Quizás mi contestación sonó demasiado tajante.
Pero aún así, me sonrió y me abrazó.
La abracé, enfadada aún, pero calmada, ya que no sabía cuándo volvería a verla.
Me aparté, tomé mis maletas, y me fui con mi padre hacia el avión. Él me cogió con su brazo del hombro y me guió. Según iba avanzando, vi como la figura larga y esbelta de mi hermana se desvanecía entre la multitud, aunque aún era capaz de verla llorar a lo lejos, y eso me hacía sentirme aún más culpable.


Tras una hora y poco de vuelo, al fin llegamos.

-Papá, dime que no estamos donde creo que estamos…
-No sé, ¿tú qué crees?
-Dios papá, este sitio me encanta- Exclamé de alegría, aunque el dolor por el “abandono” de mi hermana era mucho mayor.
-No había otro sitio donde me concedieran una beca, además, aquí puedo ejercer de profesor.- Mi padre era inspector en el cuerpo nacional de policía. Y no, no me hacía gracia, ya que, al ver toda la ‘mierda’ que había en la calle, me tenía muy retenida, pero aún así el confiaba en que yo no cometería locuras.-
-Genial papá, gracias
-No viviremos aquí, en la capital, iremos a Poblenou, un pueblo a quince minutos de Barcelona.-
Sí, no era la primera vez que estaba en esa ciudad, y me encantaba, por lo menos era grande y podía disfrutar de mi soledad en cualquier sitio y sin que nadie me conociera.-
-Está bien.




Esperamos durante quince minutos un bus hasta cogerlo.
Subimos con las maletas, y duró algo más de veinte minutos el viaje, pero fue placentero, ya que a causa del madrugón y gracias a mi hermosa música, conseguí quedarme dormida apoyada en la ventanilla.

Al llegar a Poblenou, mi padre me indicó hasta la calle.
Y ahí estaba, una casa grande, demasiado para mi gusto, y para las personas que éramos.

Agotada, subí al que creía que era mi cuarto, y me tiré en la cama. Abrí las maletas, exhausta.
Me las quedé mirando durante al menos quince minutos, sin pensar, simplemente en mi hermana.

Abatida por el viaje, me quité la ropa y me metí en la cama.
Al día siguiente desperté con la alarma del móvil, me espabilé rápido, ya que no quería llegar tarde a mi nuevo instituto.
Me tomé un vaso de zumo y mi padre me llevó en coche hasta el instituto, que no estaba muy lejos de lo que era ahora mi hogar.
-Ten cuidado, Cristina-
-Lo tendré papá, no te pongas melodramático, no es la primera vez…- Le contesté.
-Está bien, si ocurre algo ya sabes…-
-Papá- Le corté-
Puso los ojos en blanco.
-Te veré en casa.
-Adiós, te quiero.


Asustada, entré al instituto. Al que iba yo antes no había que cambiar de clase entre cambio de hora, y no era tan grande como éste, y eso me asustó aún más.

Lo que más temía era llamar la atención, es lo que menos me gusta hacer en éste mundo.
Aturdida, busqué la secretaría como pude hasta alcanzarla.
Había una mujer bajita, delgada, de piel morena, no era de aquí.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:02 pm


-Buenos días señorita. ¿Desea algo?
-Sí, soy Cristina Gómez, la alumna nueva de cuarto.
-¡Ah! Espera un momento. – contestó.
Unos minutos más tardes apareció con el horario y el plano del instituto.

-Muchas gracias.
- De nada cielo.

Me acerqué hacia la puerta y un portazo me reventó la cara. Como no, algo tenía que salir mal, como siempre.
Los ojos me lloraban, tanto que no era capaz de ver.
-¡DIOS MÍO! – escuché gritar a la recepcionista.
- ¡¿Estás bien?! – Esa voz no la había oído antes, pero era una voz dulce, de chico, una voz embriagadora…
Entonces, conseguí abrir los ojos, sin que me llorasen demasiado a causa del golpe.
Y estaba ahí, un ángel.
Blanco, como una nube, sus ojos eran negros, tan oscuros que no se distinguían sus pupilas del iris, su mirada era tan penetrante que cuando me miró mi corazón comenzó a acelerarse.
Su pelo era oscuro, igual que sus ojos y su ropa.
Anonadada, me quedé mirándole fijamente.
-¿Estás bien?-Repitió. Puso su mano en mi barbilla para levantarme la cabeza y verme mejor.
Sus manos eran frías y lisas, hermosas y suaves.


Reaccioné.
-Estoy bien, no ha sido nada-
-Lo siento mucho, de verdad…
-No importa.
-No, déjame que te recompense.
-No hace falta, de verdad.- Sonó demasiada recta, pero aún con los ojos llorosos y la nariz dolorida, recogí el horario y me fui, sin darme cuenta de que se me olvidaba el plano.

-¡Eh! ¡Espera!-.
Me giré, y allí estaba él, nuevamente.
-Te has dejado esto.- Ofreciéndome con una preciosa sonrisa el plano.
-Oh, gracias…-
-No las des, casi te parto la nariz.- Sonrió nuevamente.
Al coger el plano, volví a rozar sus gélidas manos, y mi corazón se aceleró estrepitosamente.
Mi cara cambió, y él lo notó.
-Aún no me he presentado, me llamo Alex
-Yo me llamo…Cristina.
-Encantado, Cristina.- Extendió la mano.
-Lo mismo digo.- Le agarré de la mano y la agitamos, nuevamente mi corazón dio un vuelco.
- He de irme – Le dije seria.
-Yo también, ya nos veremos.

Me tocaba biología, y desgraciadamente no era mi punto fuerte.
Pasó la hora rápida, gracias a dios, después tocaba recreo.
Cogí mi ipod y salí al recreo, con mi libro.
Paseé por el patio, para echar un vistazo a la gente.
La gente estaba dividida en grupos, unos eran los más freaks del colegio, los que se presentaban a concursos de matemáticas, sacaban matriculas de honor y jugaban a los tazos con dieciséis años.
Otros eran los más “malotes”, con sus crestas, sus piercings y sus expresiones como “tronco” “a que te meto” y cosas de ese estilo.
Luego estaban las más pijas, con sus pendientes de perla y sus manoletinas, sus camisas de lacoste y tommy.
Y luego estaba él, tan…indescriptible, sonriendo.


Sonó la campana y miré el plano, aunque deseaba no hacerlo, me resultaba patético.
Me tocaba Lengua.
Busqué la clase y entré, todos se sentaban de dos en dos.
Y allí estaba él, otra vez, al fondo de la clase, solo y un asiento vacío al lado.
Con valentía decidí acercarme a él, y cada vez que me aproximaba, el estómago se me encogía más.
Me senté a su lado.
-Vaya tú otra vez.-
-Sí, eso parece- Sonreí.
-¿Qué tal la nariz?
-Bien, gracias.
Rió entre dientes.
-¿No te duele? Que machota.
Le miré con mala cara, y él dejo de sonreír.
-Lo siento si te ha molestado mi comentario.
-No, tranquilo- Mentí.

Intenté mantenerme lo más lejos posible de él, ya que cada vez que se acercaba, mi tensión arterial subía a unos niveles impensables, las manos me temblaban y una electricidad recorría mi cuerpo, como si hubiera metido los dedos en el enchufe del ordenador.
Gracias a Dios, las horas pasaron rápidas, y esa fue la única clase que coincidí con él.

Llegué a casa, mi padre ya tenía la comida hecha, y como era de suponer, me haría un interrogatorio al estilo poli, y nunca mejor dicho.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:03 pm


-Hola cielo, ¿qué tal tu primer día de cole?
-Bien papá...
-Cristina…yo…si te traje aquí fue porque pensaba que ibas a mejorar…
-Papá, no, no saques ese tema, ¿vale? Ya mejoraré, jolines, es mi primer día…
-Vale, vale… tienes razón. ¿Qué vas a hacer hoy?
-Nada, me iré al ciber que hay lado de mi colegio para hablar con Laura y con Oscar y las chicas…

En realidad, tenía pensado dar una vuelta por el pueblo para ver que había, ya llamaría a Oscar por la noche…Y mi hermana….

-Bueno cielo, yo tengo que trabajar de tarde hoy, pórtate bien.
-Lo haré.


Por fin se fue y me quedé sola en casa, abrí las cajas que había encima de mi cama con mis cosas… Y fue… doloroso.
Abrí una caja donde tenía fotos enmarcadas con mi hermana…y ese sentimiento de culpabilidad volvió, sabía que no podría huir de él así que con mucho valor, saque las fotos y las coloqué en mi estantería nueva.

Al final de la caja había una cajita rosa, apenas la recordaba, la debería de tener en el fondo de un cajón o algo así.
Con curiosidad, la abrí despacio, al principio solo había instrucciones de mp3 y esas cosas, pero, según quité los libritos, el estómago me dio un vuelco y las lágrimas brotaron por mis ojos.

Todo éste tiempo, estos tres meses había intentado mantener una barrera contra los recuerdos, había mantenido cerrado ese armario con candado y cadenas, pero aún así, se rompieron..
Y una vez más volví a sufrir por él, y me acerqué demasiado a aquel recuerdo…
La caja estaba llena de fotografías de los dos, y su recuerdo me robó otra vez el corazón, o lo que quedaba de él.

Tan claro y doloroso…
Recuerdo la tarde que pasamos juntos, tan normal…recuerdo que esta tarde fue la última vez que sus dedos recorrieron cada centímetro de mi piel…fue...Como una despedida…

Recuerdo que nos sentamos en un banco, durante media hora en silencio..

“-¿Qué vas a hacer…?- Susurré
-No lo sé…no lo sé aún… te quiero pero…
-Haz lo que creas…pero no puedes tenerme así…
-Ya…

Se quedó pensando, otra media hora de silencio incómodo.
-Ya…ya lo sé...
-¿Que vas a hacer entonces...?
- Yo… lo siento…
-Vale, me dejas…
-Sí…Lo siento, joder…-Agachó la cabeza entre sollozos.
-No lo sientas, a veces hay cosas que es mejor no sentirlas..
Sin querer rompí a llorar… sentí…tanto dolor, un dolor inexplicable, jamás me habían hecho tanto daño de aquella manera, sabía que iba a pasar.
Solo podía llorar mientras la lluvia que empezó a caer se mezclaba con mis lágrimas.
Odiaba llorar, y más delante suya, así que cogí y me levanté.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:04 pm

Estaba casi a cinco kilómetros de mi casa, pero me fui andando, rota por dentro, él intentaba abrazarme pero en ese momento… sus brazos solo me daban asco.
Recuerdo que al llegar a mi casa, a las 11 de la noche, no fui capaz de dormir en mi cama del asco y el dolor que eso me producía. Pensar que había estado en mi cama, me daban ganas de quemar el colchón, resentida por el dolor...”
Hasta ese día no había podido volver a verle a la cara, todo lo que me hiciera recordarle me parecía doloroso e insufrible; más de una vez pudieron verme caminando cabizbaja y sin rumbo, arrastrando conmigo penas y recuerdos. Todo había comenzado unos meses atrás cuando recibí una llamada que puso más tarde mi mundo de cabeza: Terminamos. Es lo único que recuerdo claramente de una conversación de una tarde entera; compre algo de comer, me senté en una silla desocupada de la cafetería y encendí un cigarrillo; y sentía que muchos de mis planes se esfumaban con el humo ascendente que se disipaba en el aire. Desde ese momento todo cambió para mi, lugares, gente, ...
Ahora, ya casi me había olvidado de su cara, estaba empezando una nueva vida, en la que me había prometido no incluirle. Se había marchado de mi camino y jamás quise ir a buscarle porque supuse que si se había ido debía ser porque no era para mí, o porque quizás yo no le merecía.
Hoy me ponía a pensar, viendo fotos viejas y contemplando ese aire de tristeza y brillo particular que siempre vi en sus ojos, que tal vez nunca conociera a alguien que le quisiera como alguna vez lo hice yo, alguien que moriría por tí como lo hubiera hecho yo, quizás nunca aparezca en su camino la persona que pueda decirle todos los días de su vida que le ama con locura como lo habría hecho yo.
Me di cuenta entonces. Ahora era tarde, ahora ya no quería amarle, ahora quería salir adelante y para eso era necesario nombrarle para no volver a equivocarme, aunque muchos digan: " nombrando no olvidas ",y así hice, puede que fuera cierto pero yo lo necesito, necesito saber que alguna vez marcó tanto mi vida y que por una razón u otra no pude tenerle, es eso lo que me hará fuerte y será la solución a este delirio..


Sonó el móvil, eran las 19:00, había pasado toda la tarde llorando, ensimismada en su recuerdo y no me había dado cuenta.
Me sequé los ojos y me soné la nariz como pude para que no se me notara en la voz.
-¿Diga?
-¡Cris! ¿Qué tal tu nueva ciudad?
-Ah, hola Oscar, Bien, es un pueblo, chiquitito, pero Ávila está muy cerca.
-¿Qué te pasa Cris...?
-¿A mí? Nada, ¿por qué?
- A mi no me engañas enana, va cuenta…
-Nada Oscar, que aunque odiaba aquel pueblo, echo de menos algunas cosas…- mentí.
-Bueno bueno, eso siempre pasa, te pasó lo mismo cuando te fuiste de aquí…
-Sí, ya ves… todos los días os echo de menos...
- No importa Cris, pronto nos veremos. Bueno cuéntame, ¿qué tal tu día de clase? ¿Algún chico guapo? – Rió entre dientes.
- Pues bien, es muy grande, más grande que el de allí, y de chicos…- Me callé.
-¡Uhh! ¿Cómo se llama? ¿Es simpático, guapo?- volvió a reír.
En esos aspectos, Oscar parecía una maruja del corazón, aunque sabía que sólo lo hacía para distraerme.
-Pues sí, se llama Alex, es muy guapo, y parece simpático, aunque casi me rompe la nariz.

Pasamos hablando hasta las 22.00, con él siempre se me pasaba el tiempo rápido y me hacía reír, por eso era mi mejor amigo, era una parte de mi, y yo una parte de él, aunque estuviera lejos.

-Oscar tengo que colgar, mañana te llamo
-¡Vale! Ya me contarás enana
-Te Quiero cosa maruja
-Y yo a ti – rió.

Bajé, puse una pizza en el horno y mi padre llegó a casa entusiasmado por su nuevo puesto.

Mientras cenamos me contó que toda la gente era muy simpática.
Cuando acabamos de cenar, subí arriba, sin recordar que tenía que desempaquetar el resto de cosas. Las aparté a un lado de la habitación, me lavé los dientes y me acosté.

Pasé demasiado tiempo alejada del mundo, de mi anterior mundo, y esa noche, al haber visto todas aquellas cosas que me hicieron feliz a su lado, reviví en sueños aquella tarde que me destrozó todas mis expectativas de futuro.




Desperté con la almohada empapada en lágrimas, hacía sol, demasiado para mi gusto, me dolían los ojos de haber llorado la noche anterior y la luz me cegaba.
Zombie, me levanté, hice la cama y me tomé un zumo en la cocina.
En la encimera había una nota:
‘Cris, he salido a comprar, tu hermana ha llamado, acuérdate de escribirla’

Subí a la habitación, encendí el portátil que mis abuelos me regalaron por navidad y me dispuse a escribirle algo a mi hermana. Ni si quiera sabía como empezar, así que puse mi canción favorita Kiss the rain –Yiruma, y me dispuse a escribir.
‘Verás, no quería irme sin haber escrito estas palabras, pero tampoco quería despedirme de ti puesto que nunca me han gustado las despedidas. Además, esto no es un adiós; es un hasta luego.

Mmmm... no sé. Quizás hubieras esperado más de mí, pero yo hace mucho tiempo aprendí que no debes esperar ciertas cosas de nadie, pueden lastimarte.
Y no creas que me está siendo fácil derramar estas líneas mientras mis nervios me consumen por dentro, sabiendo que una nueva vida me espera aquí, cuando cogí el vuelo en la Terminal A de Barajas.
Podría decirte muchísimas cosas, incluso podría llenar cincuenta páginas como esta contando nuestras historias y memorias, pero tiempo es lo que menos me sobra en estos momentos.

¿Te acuerdas cuando te cogía en brazos y tú no dejabas de reírte a pura carcajada? ¿Recuerdas cuando me disfracé de Papa Noel solamente para hacerte reír porque aquella noche no se habían acordado de darte tus regalos de Navidad? ¿Y cuando te leía cuentos, o cuando te enseñaba a bailar, o cuando era tu profesora de inglés y tú mi alumna? Eran momentos imprescindibles en nuestras vidas, INOLVIDABLES.

También recuerdo el día en que te enseñé el significado de la palabra LUCHAR, tú sonreíste y me dijiste “Entonces si lucho por volar, ¿podré conseguirlo?”, yo contesté “Quizás no de la manera que tú quisieras, pero si luchas y lo deseas con todas tus fuerzas podrás hacerlo. Mira arriba, ¿ves ese avión? Siempre alguno de de ellos estará dispuesto a darte cobijo y libertad, pero primero lucha durante todos estos años”.
Está claro que tu ilusión brillaba en tus ojos siguiendo el rastro de aquel avión, a pesar de tu ignorancia sabías que cuando cumplieras los dieciocho serías la persona más feliz del mundo, porque tu deseo se cumpliría.

Y ahora, soy yo la que cumple su deseo. Quizás no soy la persona más feliz del mundo, quizás no puedo esperar que todo me vaya especialmente bien, pero algo me dice que llegó mi hora. Mi libertad me pide a gritos que vuele muy alto y aterrice con una sonrisa, en otro lugar, en otra tierra, en otro sol, otra luna...

Posiblemente no pueda volver a contemplar un atardecer contigo, ni contar las mariposas que posan sobre nosotras como en aquellos días de acampada, ni saltar juntas en los charcos...

Tal vez, hubiera podido darte más, haber sido mejor hermana, más cálida y paciente. Tal vez podría haberte dicho “Te quiero” todos los días. Tal vez podría haberte dado todas las noches el beso antes de dormir. Tal vez podría haber compartido más tiempo contigo. Pero espero que me perdones por todos mis errores y que jamás olvides lo que un día me dijiste, “Te quiero mucho Cris, más que a nadie”, porque yo siento lo mismo aunque haya sido tan cobarde de no decírtelo.

Simplemente confía en ti, en tu voluntad de poder luchar, en tus sueños e ilusiones. Estoy segura que podrás sobrevivir a todo lo que yo viví y más, tú tienes ese carisma del que yo carecía. Nunca te rindas, ya sólo te quedan seis años para poder volar.

Te adoro. Mamá cuidará muy bien de ti, ya verás. Si necesitas cualquier cosa tan sólo tienes que llamarme y, cuando quieras llorar, volveré para que empapes mi hombro.

Te echaré de menos.’

Le di a enviar y apagué el ordenador, no sabía qué hacer, la cama estaba hecha al igual que toda la casa, mi padre tenía esa cierta manía de despertarse hora y media antes para dejarla arreglada para cuando me despertase. Comencé a dar vueltas por toda la casa sin sentido, subía y bajaba escaleras, abría las puertas y cuando observaba lo suficiente la habitación, las cerraba, y me dirigía a otra, todo esto sin pensar, hasta que reaccioné y me pareció absurdo lo que hacía.
Para matar el tiempo decidí darme una ducha de agua fría e ir a comprar un material que me había mandado el viejo profesor de dibujo; al salir, me vestí y recogí el baño.
Cogí las llaves y mi ipod y decidí salir de casa. Los pueblos no me gustaron mucho, siempre preferí las ciudades, aunque cuando un pueblo estaba en pleno otoño, me encantaba. Adoraba caminar por las angostas calles pisando las hojas anaranjadas mientras escuchaba una de mis canciones favorita “Crimes”.
Como siempre, mi sentido de la orientación era tan malo, que tuve que preguntarles a varias personas donde estaba la papelería, y me sentí estúpida, porque estaba al girar la esquina de la misma calle en la que me encontraba.
Ahí estaba, un establecimiento luminoso, con dos escaparates, donde había mochilas con dibujos de “hello kitty”, material escolar y una gran cantidad de cosas, al igual que el escaparate, la puerta era de cristal.
Abrí la puerta, o lo intenté; sin darme cuenta que había un cartel que ponía “empujar” y yo no hacía más que tirar hacia mí. Entonces le vi (otra vez) con esa media sonrisa que le daba ese aire pícaro, y sus ojos tan oscuros como el cielo en una noche de invierno.

-Parece que no te llevas muy bien con las puertas.- rió.
-No, lo cierto es que no demasiado.-No pude evitar sonreírle.
-¿Deseas algo?- Preguntó.
La pregunta me sorprendió un poco, no imaginaba a alguien como él trabajando en una papelería, más bien me lo imaginaba un niño mal criado, ricachón, que no daba un palo al agua.
-Vaya, ¿trabajas aquí?- Ahora preguntaba yo.
-No exactamente, más bien ayudo a mi padre cuando acabo los deberes y eso…-
Eso me sorprendió aún más, ni era ricachón, ni un mal criado, además de guapo, y simpático, responsable. ¿Qué defecto podía tener?
-Vaya, que responsable, ¿no? – Sonreí.
-Eso dicen, ¿y tú? ¿A qué te dedicas cuando sales de clase?- La pregunta me incomodó algo, lo cierto es que mi vida no era tan “interesante” como la suya, mi vida se basaba en dormir, escribir y leer; bueno, y a veces en escuchar música, aunque eso va junto a escribir.
-Pues lo cierto es que…nada, me dedico a leer, escribir, o…pasear, cuando ya no aguanto en mi casa.
-¿Pasear?
-Sí, pasear.
-¡Anda! ¡Como las viejas! – Me quedé petrificada ante tal comparación. Cierto que no tenía la mentalidad de una niña en plena edad del pavo, pero vamos, de una vieja tampoco, creo yo.
-Tranqui Cristina, yo también paseo, aunque lo hago solo.
-¿Solo? Creía que era la única.
-Vaya, tenemos aquí a una vieja solitaria, solo te faltan los gatos.
Me eché a reír.
-Mira quien fue a hablar.- Me dedicó una sonrisa de oreja a oreja, y eso me encantó.- Bueno, ¿podrías darme dos láminas con margen, por favor?
-¡¡Oh!! ¡Claro! Enseguida vuelvo.

Se dio la vuelta y echó a andar hasta una puerta, supuse que sería el almacén o algo así, enseguida salió con mis dos láminas en su mano.
-Aquí tiene, señorita.- Volvió a sonreírme.
-Fantástico, ¿cuánto es?- Pregunté, mientras hurgaba en el bolsillo buscando mi dinero.
-Un paseo. –Respondió.
-¿Cómo?
-Un paseo, te cambio las dos láminas por un paseo. No creo que puedas rechazar mi oferta; primero, porque no tienes dinero, y segundo, porque si no las llevas creo que llamarán a tu padre, y no creo que le haga mucha gracia recibir malas noticias sobre su hija recién mudada.

-Eres cruel, y calculador.- Le fulminé con la mirada, aunque estaba en lo cierto al mencionar el dinero. Me lo había dejado en casa.

-¿Qué me dices? ¿Te rindes ante mis malévolos planes de dominar el mundo?
-Está bien, no me queda otra, y creo que el castigo de mi padre sería peor que cualquier cosa.
-Genial, mañana pasaré a buscarte.

Cogí las láminas y me fui, no era capaz de creer lo que pasaba. Yo, hasta día de hoy, solo había quedado a solas con un chico en mis dieciséis años de existencia, y acabó partiéndome el corazón, aunque ésta vez era distinto, él era mi….amigo. Qué raro me resultaba llamarle así, apenas sin conocerle, y el único amigo que había tenido vivía a 200kilómetros de distancia, bueno, ahora creo que algo menos.
Cada vez que pensaba en lo que sucedería al día siguiente, me ruborizaba, deseando meter la cabeza bajo tierra, como los avestruces, y no sacarla hasta que pasara ese día; maldita sea, porque no habría cogido el dinero.

Iba tan sumida en mis pensamientos, que llegué a casa en un plis. Abrí la puerta, mi padre aún no había llegado. Subí las escaleras y me metí en mi cuarto, miré mi móvil y tenía una llamada perdida de Óscar. Era previsible, él me llamaba cada día para contarme todo lo que había hecho durante esas 24 horas, y si no había hecho nada, me llamaba simplemente para recordarme que dentro de poco vendría a verme y que me quería. No podía ser mejor persona. Era un gran apoyo para mí.

Oí abrir la puerta y las pisadas de mi padre al entrar.
-¡Cristina! ¡¿Estás en casa?!- Gritó.
-¡¡Si, ahora mismo bajo!!

Salté de la cama y me dirigí al piso de abajo. Mi padre traía una sonrisa radiante, me encantaba verle tan feliz.

-He traído comida china, ¿comemos?
-Perfecto.-Le guiñé un ojo.

Sin sacar si quiera cubiertos ni platos, cogimos los palillos de la bolsa y comenzamos a comer de esos tapers tan raros que te daban cuando pedías la comida para llevar.
Comencé a comer sin mencionar palabra, aunque era inevitable que mi padre sacara tema de conversación, y seguramente lo haría sobre mí.

-¿Qué has hecho hoy? ¿Escribiste a tu hermana?
-Sí, la escribí un e-mail, luego me duché y fui a comprar unas cosas.
- Oh genial, ¿qué tenías que comprar?
-Ah, nada importante, unas láminas para plástica, ya sabes...
-Anda, entonces habrás conocido a Juanjo.
Supuse que Juanjo, era el padre de Alex.
-No, en realidad estaba su hijo Alex, me ha contado que cuida de la tienda él cuando terminan las clases.
-Vaya, ¿conoces a Alex? Es un gran chico. Yo le compro el periódico a su padre todas las mañanas antes de irme a trabajar.
-Sí, le conozco, va conmigo a clase de Matemáticas, aunque hoy no tenía dinero pagarle las láminas, se me olvidó en casa…- Enseguida me di cuenta de que no tenía que haber sacado ese tema.
-¿En serio? Vaya, mañana se lo pagaré yo.
-No hace falta, Alex me ha dicho que le pague con otra cosa.- La cara de mi padre se puso blanca, por su reacción, y mi contestación, supuse lo que estaba pensando, y me puse roja como un tomate-
-¡¡Papá por Dios!! Quiere que demos un paseo, solo eso. Oh Dios mío…- Puse los ojos en blanco.
Mi padre seguía paralizado, y entonces se le iluminaron los ojos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:07 pm

-¿Te gusta?- Tosí, casi me atraganto con el arroz.
-¿Cómo?
-¿Qué si te gusta?- Odiaba hablar con mi padre sobre esas cosas, casi me costaba hablarlas hasta con Óscar, y eso que era “mi diario personal”.
-No papá, sólo es un amigo, ¿entiendes? No quiero saber nada de amoríos durante mucho, mucho tiempo. Amigos ¿Clarito? Nos estamos conociendo, solo eso.
-Está bien, está bien.- Y rió para sus adentros.

Tras acabar de comer, mi padre se tiró en el sofá, con un par de cojines, y como no, su siesta diaria no se la quitaba nadie.
Yo, como no podía dormir, sin parar de pensar en aquello, decidí llamar a Oscar y contarle lo sucedido.


**piii…piii….**
-¿Diga?
-¡Oscar!
-¡Cris! Te llamé esta mañana.
-Lo sé, es que estaba comprando unas cosas y me dejé el móvil en casa, lo siento.
-No pasa nada boba. ¿Qué tal con tú chico?
-Mi… ¿qué?
-Uis, perdona, bueno, con… ¿Alex?
-Pues bien, me ha invitado a dar un paseo.
-Anda...guay, entonces, ¿no?
-Supongo, aunque ya sabes que yo para estas cosas…
-Entiendo… Bueno no te preocupes, todo saldrá bien.
-Gracias Oscar- Aunque no podía verme, él sabía que le estaba sonriendo al otro lado del teléfono.-Sé que no suelo decírtelo pero, te quiero, lo sabes ¿no?
-Jaja ¡claro que lo sé lunita!- él solía ponerme ese nombre, no sé porque, siempre le gustó, yo le llamaba lobo, porque le encantaban, y el siempre me decía que los lobos aullaban a la luna, supongo que eso iba con doble sentido, de ahí el mote. Pero pensar que mi mejor amigo, mi amigo de la infancia, estaba enamorado de mí, me creaba dolor de estómago, a si que yo me hacía la loca.- Yo también te quiero… - Su voz sonó cada vez más baja, tan baja que apenas pude oírle…
-Óscar, tengo que irme, creo que debería dormir un rato, te llamaré mañana, ¿de acuerdo?
-Está bien pequeña, duerme bien.
-Gracias capullo
-Te quiero
-Y yo, lo sabes.

Ahora que había hablado con Óscar, me encontraba más tranquila, y logré echar una cabezada, bueno, una cabezada de siete horas. Me desperté con los ojos pegados y la boca pastosa, a si que fui directa al baño y seguidamente bajé a la cocina. Mi padre no estaba, se había ido a jugar al mus con sus compañeros de trabajo. Bebí agua y me fui a al salón, me senté en el sofá y empecé a pensar en todo lo que sucedía a mi alrededor, cada sueño que no había logrado cumplir, mi hermana sola, él, Alex, Óscar, Jennifer… preguntándome si me echaban de menos…
Las lágrimas brotaban de mis ojos, les echaba de menos, al fin y al cabo, eran mis amigos, y bueno… les quería.
Sin darme cuenta volví a quedarme dormida, desperté a las dos horas, eran las diez de la noche y mi padre estaba en casa preparando unas salchichas para cenar.

-Hola papá, no sabía que habías llegado.
-He llegado hace poco. Menuda siesta te has pegado.
-Ya ves… estaba cansada, ¿quieres que te ayude?
-No ya está todo hecho, pon la mesa.

Cogí los platos y los cubiertos para dos, y los coloqué en la mesa pequeña, en frente de la tele, puse el canal de las noticias y mi padre trajo la cena. Nos sentamos y empezamos a comer sin decir nada. Mi padre se quedaba ensimismado mirándola televisión, mientras yo revolvía la comida con el tenedor, pensando en lo que pasaría mañana, en lo que Alex me hacía sentir, y en mi hermana.

-Papá, no tengo hambre, me voy a la cama.
-¿A la cama...? No has comido nada, Cris, ¿te ocurre algo?
-No es nada, solo que hoy estoy exhausta, mañana hablamos ¿vale?
-Cristina…
-Papá…
-Está bien.-Asintió.-Hasta mañana pequeña.
Le di un beso y subí a mi cuarto.
Solo deseaba que pasara el tiempo rápido, y no me explicaba cómo podía tener tanto sueño. Me puse el pijama, pero antes de eso, me metí un rato en el ordenador, para hablar con Jennifer y Vanessa, hacía tiempo que no hablaba con las chicas.

Encendí el ordenador, y me quedé mirando fijamente el escritorio marrón oscuro, mientras se encendía. No podía parar de pensar en todo, y en nada a la vez, daba la sensación de que mi cabeza fuera a reventar de un momento a otro y me daban ganas de salir corriendo para no salpicar a nadie con mis estúpidos pensamientos.

Al fin se cargó, inicié sesión en el Messenger y ahí estaba.
-ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Hola!!
×»ч.υ.и.и.α,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas.__[A un beso mío le llaman ruina] :
Hola^^
ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Jolines Cris, ¡ Cuánto tiempo! ¿¡Qué tal tu nuevo hogar?! Aquí te echamos de menos, y eso que hace nada desde que te has ido…
×»ч.υ.и.и.α,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas.__[A un beso mío le llaman ruina] :
Vaya, gracias Jenny, yo también os echo de menos, de verdad, y mi hogar nuevo… bueno, es una casa grande, y bonita, aunque sabes que yo siempre he preferido los pisos, mi instituto no me gusta nada, me gustaba mucho más cuando estabas tú en él Smile

ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Vaya… a mí el instituto también me gustaba más cuando tú estabas en él Smile Tengo que llamarte un día de estos, cuando mi madre me recargue el móvil.
×»ч.υ.и.и.α,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas.__[A un beso mío le llaman ruina] :
Jaja ¡vale! Intentaré llamarte yo dentro de poco ¿vale? Smile Y es verdad, ¿qué tal con tu madre? Estará contenta de que yo no esté por ahí ¿no?-

La madre de Jenny nunca me había tenido mucho apego, por mi manera de ser y de pensar, siempre le pareció una mala influencia para su hija, básicamente porque no me gustaba que ella intentara manejar la cabeza de Jennifer,



- ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Pues, sí, la verdad es que está bastante contenta…pero ya sabes como es mi madre…
×»Cristina,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas :
Jaja sí, tranquila, lo sé de sobra.
ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Bueno y chicos ¿qué? ¿Hay muchos guapos?
×»Cris,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas:
Jaja, sí, aunque ya sabes cómo soy yo para esas cosas, mañana por la tarde he quedado con un chico que se llama Alex y eso…
ஐ×[ נeиич ]× _I'м ℓєαяnιng тσ cяy ωιтн α sмιℓє...__[נvcєρvв]:
Oh Dios jaja fantástico, llámame cuando lo hayas hecho y me cuentas! Ahora tengo que irme vale? Ya hablaremos, espero que pronto^^ Te quiero mucho Cris.
×»Cris,,Xx__Tengo la voz llena de lágrimas:
Tranquila, mañana mismo te llamo para contarte, yo también te quiero Jenni.Cuídate.-


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:08 pm

Según se desconectó, cerré sesión, y apagué el ordenador. Fui directa al fijo y llamé a mi hermana.


*piii….piii..piii…*
-¿Diga?
-Eh…. ¿Laura?
-¡¿Cris?!
-¡Mamá! ¡Es Cris! – Exclamó- ¿Qué tal? Qué ganas tenía de hablar contigo, ¿Te gusta aquello?
-Sí, está bien, aunque te echo de menos, he puesto nuestra foto, la del marco azul, en la estantería de mi habitación, la miro todas las noches antes de dormir.
-Sí quieres, un fin de semana voy a verte, Cris.
-Siempre que quieras.
-Vale, oye, voy a cenar, ¿vale? Mañana te llamaré.
-De acuerdo, te quiero pequeña.
-Y yo, mucho.


Colgué, y al fin me fui a la cama, las horas pasaron como minutos mientras dormía.


Estaba agotada de haber hecho nada, y me desperté muy tarde, más de lo normal.
Miré el reloj, ’16.00’
-Mierda – Suspiré.
Me levanté, estirándome, hice la cama y me vestí, me lavé los dientes, y como una subnormal me senté en la silla de la cocina mirando el reloj esperando a que Alex llamase para decirme que no vendría, que le había surgido algo, o cualquier otra cosa, me daba demasiado miedo enfrentarme a lo que creía que sentía por él, y no quería aceptar nada, hasta que sonó el timbre.
Temblando, abrí la puerta, y estaba ahí, tan radiante como siempre.
Le miré de arriba abajo, Llevaba el pelo despeinado, tan negro como sus ojos, llevaba un jersey marrón oscuro, que iba a juego con las hojas del otoño del parque al que pasearíamos, unos vaqueros, y unas deportivas. Su sonrisa como siempre tan perfecta.

-Buenas tardes señorita.- Sonreí.
-Buenas tardes, pero creo que se ha equivocado de sitio, señor,
-Me parece que no, buscaba a una chica preciosa, y la he encontrado.- Volvió a sonreír.
Me puse colorada, y agaché la cabeza.
-Entonces se ha equivocado definitivamente.
-No seas tonta, vamos, anda.-Y me extendió la mano para salir.
Cogí las llaves y el móvil y salí.

Fuimos andando hasta el parque, la verdad es que nunca había estado en otro lugar en ese pueblo que no fuese la papelería, el instituto, o mi casa.
Era un parque precioso, todo lleno de arboles teñidos del color del otoño, un gran lago con bancos donde las parejas se sentaban abrazados, -bancos donde yo jamás me sentaría- pensaba.

En el parque había un puesto de gofres. Se empeño en invitarme a uno, y nos sentamos mientras comíamos. Era agradable estar con él, hablábamos de muchas cosas, reíamos, y me sentía extraña, era una especie de sentimiento entre calma y nervio. Cuando le tenía cerca daba la sensación de que una burbuja transparente nos envolvía, y nadie nos miraba, y eso me tranquilizaba, pero a la vez, me ponía nerviosa cada vez que su mano tocaba la mía, o nos acercábamos más de lo debido.

Me quedé callada, mirando al suelo.

-¿Porqué eres tan fría,es que acaso te molesto?- Me quedé paralizada.
-No, no es eso…
-¿Entonces?
-No lo sé.
-¿Sientes algo por mí?, no es que crea que sí, ni que no es lo que dicen..
-No siento nada por nadie, nunca salgo a la calle con mis sentimientos encima.
-No te entiendo... –Era demasiado difícil de explicar…
-Que los sentimientos a veces son inútiles.
-Pero...¿Sientes algo por mí? –Esa pregunta me horrorizaba, ya que ni si quiera yo lo sabía.
-No lo sé…quizá, aunque mi cabeza trate de decir a mi corazón que solo me harás daño, que solo jugarás conmigo, que apenas te importo en este sentido porqué me querrás mucho como amiga pero amarme no lo harás.
-Nunca me lo he planteado…
-Y ni te lo plantees, total, soy una sentimental, me emborracho de sentimientos.-Esa frase me quedó genial, y me sentí orgullosa.
-¿Pero porque no me lo dijiste antes? ¿Tan monstruo crees que soy que no te entendería?
-No, te veo más como un osito cariñoso antes que como un monstruo, quizá nunca llegues a entenderme.. Veo magia en tus ojos, escucho poesía de tus labios, mis piernas tiemblan con solo escucharte, el mundo se reduce a dos personas tú y yo y entre nosotros hay una abismo inmenso… te grito pero eres incapaz de escucharme, tus oídos no están hechos para escuchar mis inútiles palabras, me estremezco cuando dices mi nombre, para mi eres ese "algo" inalcanzable que todos hemos tenido alguna vez, lloraría por ti, sufriría por ti. Viajaría al infinito y volvería si me lo pidieras. Porqué quizá tengas la voz desafinada o esa canción se te dé un poco mal pero cuando la cantas, ni siquiera noto el suelo floto con la dulce melodía y tu voz desafinada que la hace especial. Porque me he
vuelto más sensiblera y todas las canciones hablan de ti y de mí y las que no simplemente hablan de ti y me hacen llorar y con leer cualquier poema por más malo que sea lloro como una niña sin su piruleta, tengo miedo a abrir la boca y echar todo a perder, a soñar despierta y que mi sueño para ti sea una pesadilla... tengo miedo a tantas cosas.
-Pero…
-No lo estropees por favor, quizá en mi vida vuelva a tener valor de mirarte a la cara, no lo estropees…- Levanté la mirada, y su cara solo reflejaba confusión. Estaba perplejo.

En un impulso inesperado, me miró a los ojos como jamás lo había hecho, Se acercó despacio, y me besó.
Notaba sus suaves labios chocando con los míos, cada movimiento de su boca me estremecía, hacía que la sangre de mis venas ardiera y mi mente se alejara de mi cuerpo.


Hacía tanto tiempo que nadie me besaba de aquella manera…
De repente se alejó bruscamente de mí, se me quedó mirando con cara de pánico.

-Perdona…yo…creo que no tenía que haber hecho eso, me dijiste que no lo estropeara y yo…
-No has estropeado nada- Sonreí, colorada por la vergüenza.
-No, tú…no lo entiendes, tengo que irme, esto no ha pasado, nunca. Lo siento Cris…

Ahora era mi cara la que reflejaba pánico y la sonrisa se esfumó.
-Tienes razón, lo has estropeado.-Dije seria.- Será mejor que la que se vaya sea yo.

Y así fue, me levanté del banco, me coloqué la camiseta y salí andando por donde vine.

-Imbécil.- Pensaba.-Como puedo ser tan imbécil de decirle lo que siento, mierda…-.
No hacía más que culparme, me daban ganas de llorar, pero no quería hacerlo, no podía permitírmelo.
Enseguida llegué a casa, cabreada.
-Hola Cris.-Dijo mi padre.
-Hola papá.
-¿Qué te pasa? ¿Estás bien? ¿Ha ocurrido algo?
-Déjalo papá, no estoy para preguntitas.
Subí las escaleras a pisotones, cada peldaño crujía por la mala uva de mis pisadas.
Entré en mi cuarto y cerré la puerta de un portazo. Me tiré en la cama refunfuñando.

-Maldita la hora en la que me olvidé el plano, maldita la hora en la que fui a comprar esas láminas, maldita la hora en la que acepte ese maldito paseo, maldita la hora en la que me enamoré de él.- Entonces algo se paró en mí. Analicé cada palabra que había dicho, hasta quedarme pensando en cuatro de ellas concretamente; ‘me enamoré de él’. Yo, sin querer aceptarlo, me creaba confusión a mi misma para pensar que yo no me enamoraba, que no me enamoraría más, pero ¿a quién pretendía engañar?, mi subconsciente lo sabía, y acababa de demostrarlo. Por eso estaba así.

Me di un baño de agua caliente para relajarme, y me metí en la cama sin cenar, sin llamar a nadie, pasaba de contar lo sucedido, ni si quiera a Óscar…

Me levanté a la mañana siguiente. En estos momentos de caída odiaba ir a clase, sobre todo ahora, que tenía que verle la cara.

Fui en bicicleta. Cruzando las calles con mi ipod, mientras las hojas caídas de los árboles crujían. Até la bicicleta con la cadena y entré en el instituto, intentando no levantar la mirada, por si me lo encontraba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:09 pm

Pasaron las largas horas de Biología, Sociales, Educación Física, Plástica y Lectura.
Ahora me tocaba Matemáticas, como no, él tenía que estar allí.
Sin mirarle a la cara si quiera, me senté, coloque con brusquedad los libros, y aunque no le miraba, era capaz de verle mirándome de reojo.


-Eh…Hola.
Le dirigí una mirada, que si éstas matasen, él habría sido polvo en ese momento.
-Te agradecería que me dejaras prestar atención.- Él asintió.
La hora se me pasó larguísima, él no paraba de mirarme, y yo cada vez me ponía más nerviosa. A veces nuestras manos se tocaban, y él lo hacía a posta para que le mirase, aunque yo me resistía. ¿Qué era lo que pretendía?, Bufé.
Al fin sonó el timbre, y salí corriendo.
Llegué a mi casa lo más rápido que pude.
Fueron pasando las semanas, y yo seguía sin dirigirle mirada alguna, aunque él intentaba hablar conmigo, claro, como si lo del beso no hubiera pasado. ¿Cómo podía ser tan fácil para él ignorarlo? ¿O es que yo me había ilusionado demasiado? Le pedí que no lo estropease… eso era lo que yo no quería, estropearlo.
A las dos semanas justamente, tras mucho pensar, mucho hablar con Jenny sobre el tema, decidí escribirle una carta.

Empecé a escribir sentada en el suelo de mi cuarto.

Veras. No sé como contarte esto, yo quería decirte que, la verdad, sé que me dijiste que hiciera como si no hubiera pasado nunca, pero no puedo, aunque quiera, no puedo. No sé qué significo aquel beso para ti, pero para mí fue mucho, ¿vale? No sabes la de tiempo que hacía que nadie se dignaba a hacer lo que tú hiciste.
Acepte de buena gana que te fueras haciendo ver como que no había pasado nada, pero no me parece justo que vuelvas, de nuevo apareces exigiendo el lugar que tienes en mi vida, vuelves con mil lo siento preparando tu regreso... y me digo que no estaré para recibirte… sabes? es como si volvieras a mi cabeza y de nuevo consigues que por un segundo te lo perdone todo a cambio de una sonrisa... Vuelves… a veces me hablas...reapareces con un hola, cómo estás? como quien acaba de irse… como si sólo unos minutos separaran tus labios de ese momento... vuelves...como si presionaras para que te deje entrar…y haces que me convierta en una abogada ante mí mi misma.. estas como si jamás hubieses dejado de estar… como si te hubieses levantado justo esta mañana y me hubieses dicho: hasta el lunes, Cris… y yo te veo volver y he de reprimir mi cara de idiota y los deseos de decirte hola de nuevo... Vuelves, pero ya no debo estar aquí esperándote... no debo permitirme a mí misma volver a creerte… sabes? no debo perdonarte, aunque me lo pida a mí misma... Vuelves, me hablas, pero jamás para quedarte. Vuelves, y si te dejo volver, volverás a irte... Con esto no quería mas que responderte a tu pregunta. Si, siento algo por ti, algo que no puedo reprimir aunque no me guste. Esto es lo que hay, y esto es lo que tu has creado dentro de mi. Dime que no me quieres, que me aborreces, que todo lo que ha habido entre nosotros ha sido una farsa, que nunca debería haber ocurrido, que mis caricias te incomodaban, que tus abrazos no eran sinceros, que mis labios eran ásperos y mis besos te dolían, que jamás has soñado conmigo...
Haz lo que quieras, di lo que te apetezca porque te miro a los ojos y nada me afecta, porque por mucho que tus labios mientan tus ojos me revelan lo que tu alma no se atreve a gritar.
Te Quiero Alex, y estoy deseando que vuelvas para quedarte.


Cristina.


Cerré la carta, y al día siguiente, se la metí en la mochila. Vi pasar el tiempo en el reloj, en el calendario, y no recibía respuesta, el seguía como siempre, aunque cada día más distante.
Al fin pasaron dos meses, y mi corazón se iba apagando, al igual que la llama que hacía que al verle temblara.

Empezó a llover, caían relámpagos, y mi padre esa noche no estaba en casa. Me dispuse a ver la tele,
Y en aquella noche de lluvía escuché como el timbre sonaba, -¿Quién se atrevería a llamar con la que caía?-pensé.- Y al mirar por mi ventana me sorprendí al verle, todo mojado sin paraguas y sonriendo como el idiota que nunca dejaró de ser.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:09 pm

-Ábreme, ¿No?
-Me lo pensaré va…. -contesté sonriendo, intentando dejar de alucinar.
-No quiero seguir mojándome va...
-Pasa.
-¡Buff! que frío hace fuera…
-Me lo imagino, ¿Tú aquí? ¿Supongo que tendrás algo importante qué decirme no?-Pregunté realmente seria.
-Encontré esta carta mientras buscaba unas fotos.- La maldita carta, tardé 2 semanas en decidirme si entregarla o no, y cuando por fin me decidí a dejarla en sus cosas, no obtuve ninguna respuesta y ahora 2 meses después le tenía allí...- y me gustaría decirte antes de que digas nada quiero que sepas mi opinión de todo eso.
-Si supieras las veces que me arrepentí de habértela escrito... nunca he sido de cartas pero me salió…y…
-¡¡Shhh!! -hizo un gesto para que me callara, pero no dejé de hablar, estaba nerviosa, ¿Cuánto había esperado y temido aquel momento?

-No te lo tomes todo al pie de la letra…cuando la escribí.. -decidí negarlo pero ni siquiera me dejó hacerlo
-Me ilusiono leerla, aunque siempre me ha parecido cosas de niños, ésta carta me la he tomado enserio, si lo que dice es verdad me imagino que te habrá costado explicar todo esto delante de un papel, frío y blanco como las mañanas de invierno…
-Sé que fui cobarde al no decírtelo a la cara, no me habrías entendido, lo que llevo dentro no es ninguna tontería, noto que no soy la misma niña que enviaba cartitas como ésta como un pasatiempo más, creo que jamás fui tan sincera y conseguí plasmarlo en un papel, inmortalizarlo, las palabras se las lleva el viento..
-.. No sé qué decirte, sabes muy bien el tipo de tío que soy, jamás me he tomado una relación enserio, y que si algún día creí estar enamorado me equivoqué totalmente, no creo que pueda darte todo lo que te mereces, aunque si quieres lo intentaría. -¿Aquello era un sueño? Si lo era no quería despertarme..
-No te obligo a qué lo hagas.
-¿Y sí quiero hacerlo?
-Y si quieres hacerlo allá tú…-¿De verdad habían salido aquellas palabras de mi boca?-
-No entiendo porqué te pones así ,¿He hecho algo mal?
-No, he sido yo la que lo he hecho todo mal hasta hoy, el enamorarme, el soñar despierta esperando cualquier palabra tuya, el escuchar canciones pensando en ti, el intentar imaginar que te pasa por la cabeza cuando me miras y me sonríes… y tantas cosas más.
-¿Dices que has hecho mal en enamorarte de mí? Buff...-y bajó la mirada, ¿acaso le importaba?, le veía tan débil...-
-No he hecho más que equivocarme en todo esto…enserio deberías irte.
-¿Y no te gustaría escuchar mi versión de todo esto?-Y ese "algo" en su mirada volvió a dejarme sin habla… y siguió hablando- No sé expresarme como me gustaría, no entiendo la mitad de las letras de esas canciones en inglés que tanto te gustan, no sé qué haces los domingos por la tarde o si has llorado con la última película de amor que vistes.. no sé tantas cosas sobre ti, y tampoco sé si esto en un principio es bueno, solo sé que al leer esta carta no pude evitar venir corriendo hacía aquí y ni siquiera me ha importado si llueve o no, siempre he sido impulsivo y creo que jamás me sentí tan feliz al serlo y aquí me tienes frente a ti, veo unas lagrimillas en tus ojos pero no quiero abrazarte antes de acabar de decir todo lo que tengo aquí dentro, no te creas que es fácil he ensayado este discursillo unas cien veces mientras corría y ahora se me van las palabras y quiero que no olvides este momento jamás. No estoy seguro de lo que siento hacía ti, no he sido bueno jamás enseñando mis sentimientos, sólo sé que me encanta discutir contigo y acabar riéndonos de lo estúpido que era el tema de la discusión, me encanta la manera que tocas el pelo cuando estás nerviosa o no sabes que decir, la manera que bajas la cabeza cuando te das cuenta de que no tienes razón y dices lo siento con una voz de niña pequeña y en un tono muy bajo.., me encantan tantas cosas de ti que hasta ahora no me había dado cuenta.. y me arrepiento de ello, lo siento si te hice algún daño, te juro que es lo último que me gustaría haber hecho. Lo siento no sé de que van estos temas de amor...no sé amar.
-Cómo me habría gustado haber escuchado todo esto hace 2 meses, ... cuando lloraba por lo idiota que había sido al dejar la carta entre tus cosas esperando una respuesta como ésta, no habría dudado en enseñarte a amar. Pero ahora ya no sé si creerte...
-Me lo estás poniendo difícil...muy difícil, y ahora sólo quiero saber si sigues sintiendo lo que dice la carta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:10 pm

-Creo que nunca lo había sentido con tanta intensidad, lo siento mucho pero es que para mí esto no es real… saber que el que puso cara a mi príncipe está aquí diciéndome todo esas cosas..-Empezaba a temblar y las lágrimas amenazaban con caer.-
-Quiero que confíes en mí, si saltas estaré esperándote abajo y no dejaré que caigas.-en aquel momento metió su mano en el bolsillo mojado y sacó mi carta...
- Quería que me la leyeras tú…pero ya ves no podrá ser...
Y entonces fui yo la que decidí abrazarle, di 2 pasos y sabía que serían esos pasos que temes antes de algo importante, le abracé como nunca había abrazado a nadie y le confesé al oído que me sabía cada línea de aquella carta de memoria.
El sonrió, y me besó.

-Esta vez prometo no salir corriendo.-Me susurró al oído.

Las gotas resbalaban por su pelo negro, bajaban hasta la punta de su nariz a la vez que mojaba la mía. Sus manos, suaves y arrugadas por el agua, sujetaban mi cara, yo de puntillas, agarrada a su cuello. Se retiró suavemente y volvió a sonreír.
-¿Estás seguro?
-Nunca había estado tan seguro de algo. Te Quiero. Solo importa eso.- Sonreí.
-Ven, anda, te traeré una toalla caliente para que te seques.
Entré en el baño y saqué la toalla del armario, y se la di. Le di una camiseta de mi padre que estuviera seco, y unos pantalones (que le iban bastante largos).Me reí
-Qué pasa?
-Estás ridículo.-Volví a reír, el sonrió.
-Ridículamente enamorado.-Sonrió.
-Anda por diooos.. – puse los ojos en blanco.-Vete anda, toma el paraguas, mañana nos vemos vale?.- Asintió.
Me pasé toda la noche intentando creerme lo que había pasado, mañana sería otro día y toda mi vida habría dado un giro.
Me levanté por la mañana, me vestí como siempre y me fui al instituto, él estaba esperándome en la puerta.
-Buenos días- sonrió.
-Hola- Me dio un beso y entramos agarrados de la mano.-Tengo que ir a clase de Sociales, nos vemos luego.
-Vale, te espero en la puerta. Te quiero.-Me dio un beso en la frente y se fue, vi como desaparecía entre los adolescentes con mochilas.
Al fin acabó la jornada de estudio, y quedamos para salir por la tarde, dimos un paseo por el parque.
Llegamos a mi casa, y mi padre no estaba, como era de esperar, no volvería hasta la noche, y le invite a cenar.
Nos sentamos en el sofá a ver la peli, y empezamos a besarnos. Su piel suave se pegaba a mi. Me mordí los labios.
-Qué pasa?
-Nada, nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:10 pm

Mi boca buscaba sedienta tu cuello. Sentía que su respiración se aceleraba junto con la mía. Sus dedos se ivan enredando en mi pelo formando espirales. Mientras le mmordía suavemente el lóbulo de su oreja izquierda, me susurraba que no parase. Esa vez era mi pecho el que iva en busca de tus manos y las encontró. Sus caricias eran las culpables de que estubiese a punto de rozar la locura. Mis piernas se enredaban en tu cintura, haciendo de mordaza. No para que no huyese, si no para que se suicidase de placer conmigo. Le observaba como me clava la mirada desafiante mientras con sus manos agarraba fuertemente mis muslos. Acercaba despacio su boca a mi boca dándome así algo de aliento. Poco a poco sus labios terminaban por recorrer el mapa entero de mi cuerpo. Mis manos empezaban a subir por su espalda, y la recorrieron despacio e ingenuamente hasta que sin darse cuenta sintió de repente como se hundían mis uñas en su piel. Mis gemidos se clavaban intensamente en cada uno de sus sentidos, mezclándose a su vez con su respiración entrecortada. Dulce melodía del éxtasis. Un vaivén de sensaciones. Fuertes. Sus besos cada vez llegaban más adentro. Sentía casi como se calaban en mis huesos. No dejaba de gemir y de gritar tu nombre y era como si te inyectaran adrenalina en el cuerpo. Entonces mis manos agarraron fuerte su pelo. Cada mirada, cada roce, cada beso, son litros y litros de amor inyectados en vena. No quería bajar de las estrellas. Me gustaba sentirle tan cerca. Envueltos los dos en una lluvia infinita de sudor. Caliente. Afrodisiaco. Entonces lo hizo. Se atrevió a decírmelo una y otra vez: "TE AMO, TE AMO, TE AMO". Perdí completamente el control.
Me quitó los pantalones y deslizó las bragas a lo largo de mis piernas. Gemí al sentir la caricia de la tela sobre mi piel, y en los ojos le brilló un atisbo de lascivia. Desabrochó los botones de la camisa y me la quitó despacio. El sudor pinceló nuestros cuerpos de calores, empañando los cristales de nostalgia. Diciembre se moría entre niebla, en la calle, y yo me abrazaba las ganas de sentirle muy dentro. Con los ojos cerrados, sentí el tacto de sus dedos, dibujando gemidos sobre mi piel ardiendo, recorriéndome las ansias con la lengua. Me acarició los pechos, que mordían en agua que resbalaba sobre ellos, y jadeé al sentir el calor en las entrañas, que se extendía como ramificaciones de un solo ser por todos los miembros de mi cuerpo. Mis piernas se enredaron con las suyas, borracha de lujuria, con los pezones erguidos y el alma latiéndome entre las piernas, y sentí que me desvanecía cuando, con el cuerpo hundido, comencé a acariciar aquel hombre que gritaba mis ganas al aire frío de invierno.
Un veinte de diciembre teñido de orgasmo.
Los ojos, perdidos, y el cabello enredándoseme en el sudor. LLovía sobre mis espasmos, sobre los dedos que acariciaban su cuerpo, pianizando los sabores de sudor que se mezclaban con mis recuerdos. De pronto eran los dedos de él sobre mi piel, su miembro entrando y saliendo de mi, golpeándome las entrañas, jodiéndome el cuerpo y el alma al compás del agua que hervía sobre nuestras pieles. Nos perdimos entre miradas, nuestras lenguas se buscaron, olfatearon las ganas del otro y acabamos derramándonos en un vaivén de caderas que golpeaban, salpicadas de éxtasis.
Y a las doce de la noche, llegó la calma. Temblando, me levanté. Sentía todos los labios de mi cuerpo hinchados, vencidos tras el fragor de la batalla. Me envolví en la sabana, que olía a él, y sin dejar de temblar, fascinada por la plenitud de aquel sexo.
Alex, ya vestido, se sentó en la cama. Me incorporé, y con el llanto en el borde de los labios, me acerqué a él y apoyé la cabeza en su hombro. Él apoyó la suya contra la mía y nuestras respiraciones se acompasaron, llenando aquel instante de magia que se deshacía en la tristeza de mis ojos en penumbra. Durante segundos solo existimos nosotros dos, ligados en un gesto infantil, casi fraternal, que se nos comía a ambos en la intensidad de unas emociones que, sobre la piel, terminaban haciendo daño.
-Tengo que irme - susurró, mirándome, buscando mi respuesta.
Me encogí de hombros y, una vez más, me tragué las lágrimas. Quise pedirle que por favor no se fuera, que se quedara conmigo y me abrazara hasta que el sueño venciera mis fuerzas, hasta que la tristeza se me diluyera en el pecho. Pero no dije nada, me limité a mirarle con una media sonrisa amarga, con el cabello enmarañado dibujando la curva de mi pecho. Él se levantó y se acercó a la puerta, en silencio, arrastrando con él la tristeza que dormía en la cama. De pronto se dió la vuelta, se acercó a mi y me besó despacio. Le miré, y con un gesto de cabeza, dejé que se fuera.
Desnuda, en la cama, esperé a escuchar la puerta cerrándose, y cuando supe que ya no estaba allí, con migo, rompí a llorar. Me metí en la cama y, oliendo a él, sintiéndole tan cerca como si aún estuviera tumbado junto a mi, fuí quedándome dormida, agotada por el esfuerzo de querer tanto como le quería
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TaylorgasmicJake(LL)

avatar

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 23/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:13 pm

TaylorgasmicJake(LL) escribió:
Mi boca buscaba sedienta tu cuello. Sentía que su respiración se aceleraba junto con la mía. Sus dedos se ivan enredando en mi pelo formando espirales. Mientras le mmordía suavemente el lóbulo de su oreja izquierda, me susurraba que no parase. Esa vez era mi pecho el que iva en busca de tus manos y las encontró. Sus caricias eran las culpables de que estubiese a punto de rozar la locura. Mis piernas se enredaban en tu cintura, haciendo de mordaza. No para que no huyese, si no para que se suicidase de placer conmigo. Le observaba como me clava la mirada desafiante mientras con sus manos agarraba fuertemente mis muslos. Acercaba despacio su boca a mi boca dándome así algo de aliento. Poco a poco sus labios terminaban por recorrer el mapa entero de mi cuerpo. Mis manos empezaban a subir por su espalda, y la recorrieron despacio e ingenuamente hasta que sin darse cuenta sintió de repente como se hundían mis uñas en su piel. Mis gemidos se clavaban intensamente en cada uno de sus sentidos, mezclándose a su vez con su respiración entrecortada. Dulce melodía del éxtasis. Un vaivén de sensaciones. Fuertes. Sus besos cada vez llegaban más adentro. Sentía casi como se calaban en mis huesos. No dejaba de gemir y de gritar tu nombre y era como si te inyectaran adrenalina en el cuerpo. Entonces mis manos agarraron fuerte su pelo. Cada mirada, cada roce, cada beso, son litros y litros de amor inyectados en vena. No quería bajar de las estrellas. Me gustaba sentirle tan cerca. Envueltos los dos en una lluvia infinita de sudor. Caliente. Afrodisiaco. Entonces lo hizo. Se atrevió a decírmelo una y otra vez: "TE AMO, TE AMO, TE AMO". Perdí completamente el control.
Me quitó los pantalones y deslizó las bragas a lo largo de mis piernas. Gemí al sentir la caricia de la tela sobre mi piel, y en los ojos le brilló un atisbo de lascivia. Desabrochó los botones de la camisa y me la quitó despacio. El sudor pinceló nuestros cuerpos de calores, empañando los cristales de nostalgia. Diciembre se moría entre niebla, en la calle, y yo me abrazaba las ganas de sentirle muy dentro. Con los ojos cerrados, sentí el tacto de sus dedos, dibujando gemidos sobre mi piel ardiendo, recorriéndome las ansias con la lengua. Me acarició los pechos, que mordían en agua que resbalaba sobre ellos, y jadeé al sentir el calor en las entrañas, que se extendía como ramificaciones de un solo ser por todos los miembros de mi cuerpo. Mis piernas se enredaron con las suyas, borracha de lujuria, con los pezones erguidos y el alma latiéndome entre las piernas, y sentí que me desvanecía cuando, con el cuerpo hundido, comencé a acariciar aquel hombre que gritaba mis ganas al aire frío de invierno.
Un veinte de diciembre teñido de orgasmo.
Los ojos, perdidos, y el cabello enredándoseme en el sudor. LLovía sobre mis espasmos, sobre los dedos que acariciaban su cuerpo, pianizando los sabores de sudor que se mezclaban con mis recuerdos. De pronto eran los dedos de él sobre mi piel, su miembro entrando y saliendo de mi, golpeándome las entrañas, jodiéndome el cuerpo y el alma al compás del agua que hervía sobre nuestras pieles. Nos perdimos entre miradas, nuestras lenguas se buscaron, olfatearon las ganas del otro y acabamos derramándonos en un vaivén de caderas que golpeaban, salpicadas de éxtasis.
Y a las doce de la noche, llegó la calma. Temblando, me levanté. Sentía todos los labios de mi cuerpo hinchados, vencidos tras el fragor de la batalla. Me envolví en la sabana, que olía a él, y sin dejar de temblar, fascinada por la plenitud de aquel sexo.
Alex, ya vestido, se sentó en la cama. Me incorporé, y con el llanto en el borde de los labios, me acerqué a él y apoyé la cabeza en su hombro. Él apoyó la suya contra la mía y nuestras respiraciones se acompasaron, llenando aquel instante de magia que se deshacía en la tristeza de mis ojos en penumbra. Durante segundos solo existimos nosotros dos, ligados en un gesto infantil, casi fraternal, que se nos comía a ambos en la intensidad de unas emociones que, sobre la piel, terminaban haciendo daño.
-Tengo que irme - susurró, mirándome, buscando mi respuesta.
Me encogí de hombros y, una vez más, me tragué las lágrimas. Quise pedirle que por favor no se fuera, que se quedara conmigo y me abrazara hasta que el sueño venciera mis fuerzas, hasta que la tristeza se me diluyera en el pecho. Pero no dije nada, me limité a mirarle con una media sonrisa amarga, con el cabello enmarañado dibujando la curva de mi pecho. Él se levantó y se acercó a la puerta, en silencio, arrastrando con él la tristeza que dormía en la cama. De pronto se dió la vuelta, se acercó a mi y me besó despacio. Le miré, y con un gesto de cabeza, dejé que se fuera.
Desnuda, en la cama, esperé a escuchar la puerta cerrándose, y cuando supe que ya no estaba allí, con migo, rompí a llorar. Me metí en la cama y, oliendo a él, sintiéndole tan cerca como si aún estuviera tumbado junto a mi, fuí quedándome dormida, agotada por el esfuerzo de querer tanto como le quería



El libro sigue, pero no tengo tiempo de seguir poniendolo a si que sigo por la noche xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
siilviietta_black
Admin
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 30/11/2008
Edad : 26
Localización : junto a jake en La Push!

MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   Lun Ene 05, 2009 7:33 pm

eii
valeee
yo te ayudo a buscar un titulooo
pero para esooo me lo tengo k leerrr
asi k no me estreses
k son muxos capis de golpeeeeee
esperate a k leamos estos y nosotros te decimos cuando continuar si??
plis!!
k me estreso muxoo
juuu

me lo empiezo a leer ya
t despues te digooo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD   

Volver arriba Ir abajo
 
Libro sin titulo, ayudadme a escogerlo xD
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jacob Black Fan Club Español :: Off Topic :: Sé Escritor/ra-
Cambiar a: